CÓMO DESCUBRÍ MI PROPÓSITO

Hola soy Raquel Escudero, madre de dos niños y una mujer que se ha ido reinventando en los últimos años.

Os voy a contar en un breve relato como he llegado hasta aquí, al frente de Caminando ExitosaMENTE.

Siempre he tenido la necesidad de ayudar a los demás a mejorar en su vida a nivel físico, tenía un centro de terapias naturales y Pilates en el pueblo en el que vivía, Bujalance, una localidad de Córdoba. Durante varios años me sentía realizada y cómoda con lo que desempeñaba, el negocio iba muy bien y tenía muchos clientes fijos en mi centro, fue entonces cuando me presentaron la oportunidad de desarrollar un proyecto para una empresa de Multinivel o mercadeo en red (MLM) que tenía relación con el bienestar, que es a lo que yo me dedicaba.

Todo empezó muy bien y empecé a generar unas ganancias superiores a lo que me generaba mi centro, así que tomé la determinación de cerrar el centro y dedicarle más tiempo al otro proyecto, aunque aún seguía atendiendo a mis clientes y mis clases en lugares cedidos por el ayuntamiento.

Os hago todo este marco de referencia para que podáis entender mejor mi cambio.

  

Creyendo que al cerrar mi centro y dedicándole más tiempo al proyecto del MLM generaría todo ese dinero que sabía, se podía conseguir (anhelaba tener más dinero), me dejé cegar por ese pensamiento, sin tener en cuenta que esa no era mi misión, me estaba centrando sólo en el dinero que podía conseguir ( sí parece muy superficial, pero en mi caso estaba siendo cierto, ver a esas personas que generaban tanto, hacían viajes y llevaban ropas elegantes, me dejó sin ver), estaba perdiendo el enfoque de ayudar a las personas y la venta me estaba bloqueando en relación con mis clientes y distribuidores, me frustraba si no conseguía mi objetivo, veía que había compañeros que alcanzaban posiciones importante y yo me seguía quedando donde estaba, mi equipo no arrancaba y yo cada vez estaba más frustrada.

 

Sentía que había algo dentro de mí que no estaba yendo bien, y fue entonces cuando entra en mi vida la PNL (Programación neurolingüística) y con ella empieza mi transformación.

Empiezo a ser consciente de la importancia de los pensamientos y del poder de la palabra, y en ese momento empiezo a darme cuenta que estaba realizando las cosas al revés, estaba construyendo la casa por el tejado, sin cimientos, de ahí que mi avión no despegara, no tenía que ver con el producto, ni con la empresa, ni con el plan de marketing, sólo tenía que ver conmigo, con mis creencias, con todo aquello que había entrado en mi mente desde antes de nacer. Mis limitaciones y mis miedos al éxito, ser líder y a no saber manejar grandes cantidades de dinero sin perder lo que para mí es muy importante, mi familia.

 

Aprender todas estas cosas me hicieron replantearme varias cuestiones, una de ellas fue que ahora tenía otra herramienta para ayudar a más clientes y pensé: “ahora sí sé lo que tengo que hacer para conseguir el éxito” (ilusa de mí, jjijijiji).

 

Empezó a pasarme esto: decía una cosa, hacía otra y sentía otra, realmente me sentía confundida, tenía información importante que podía cambiar mi vida y no hacía nada para cambiarla, sin embargo si le decía a los demás que esto era fabuloso y pretendía ayudarles a cambiar la suya.

 

Fue entonces cuando ocurre algo que cambia por completo mi vida, nos trasladamos a vivir a Almería y dejo de tener clientes a los que “ayudar”. Bendigo ese momento en mi vida ya que decido que no iba a buscar un trabajo de momento, tomé la mejor decisión que hasta ahora he tomado, lo tomé como un año sabático para dedicarme a estar cerca de mis hijos, ya que para ellos también era una cambio brusco y al estudio y la práctica de todas las enseñanzas que hasta ahora había ido adquiriendo pero no practicando en profundidad en mí misma.

 

Fue un año de estar algo más limitados económicamente, pero no me arrepiento para nada, porque me ha dado tiempo a dedicarme a mí, a verme por dentro, a estudiarme y a reprogramar mi mente para aquello que realmente siento es mi misión, mi propósito de vida, AYUDAR AL MAYOR NÚMERO DE PERSONAS A ALCANZAR LA FELICIDAD, RECONOCIENDOSE A ELLOS MISMO, EN ESTE CAMINO QUE LLAMAMOS VIDA Y SINTIENDOSE EXITOSOS HACIENDO AQUELLO QUE AMAN.

 

Durante este proceso empiezo  a darme cuenta que algo está cambiando dentro, me estaba volviendo más espiritual (sin entrar en ninguna religión), empiezo a ser más consciente de mis pensamientos, de ese dialogo interno y descubro a Wayne Dyer, para mí, mi maestro espiritual, el que me ha abierto los ojos del alma, el que me ha enseñado que “estoy a un pensamiento de cambiar mi vida”, ya había leído, escuchado y visto varios libros y conferencias de él, pero fue en ese primer verano en Almería, leyendo su libro “Tus Zonas Mágicas” cuando descubrí el “Satori- despertar” de mi propósito.

 

Fue como un destello de claridad, algo que siempre había estado ahí, que sentía pero que mis miedos me impedían ver y lo más importante me impedían emprender. Fue ese Agosto cuando me dije: en Septiembre empiezo a comunicar y transmitir todo lo que sé, ahora sí lo sabía porque ya lo había puesto en práctica en mí misma, sé que puedo ayudar (y ahora de verdad) a miles de personas a mejorar sus vidas, y así ha sido.

 

Cuando volví de las vacaciones empezaron a aparecer en mi vida todas esas personas que me ponían en bandeja la oportunidad de empezar con mi misión  y “apareció” un lugar para ofrecer mis servicios como terapeuta holística e impartir conferencias y talleres para ayudar a las personas a “crear magia en su vida”, aunque sigo formándome y aprendiendo cada día

 

Siento que todo esto fue posible, gracias a que un día un amigo me envío el libro de Wayne Dyer. Yo tuve el libroguardado varios meses antes de empezar con él. El libro ya estaba ahí sin embargo yo no lo vi hasta que no estuve preparada para que su mensaje me llegara al alma.

 

Si me tengo que quedar con algún fragmento del libro (aunque me quedo con todo) serían estos:

“No olvides estas palabras si deseas crear un mundo de realidad mágica para ti. Primero y sobre todo, tu propósito es crear una forma de conciencia espiritual dentro de tu ser. Y luego, permite que el universo en toda su perfección rija.”

“Empieza por observar que todo lo material no es más que espacio vacío cuando se lo ve más de cerca, verás lo absurdo del hecho de hacer de ese mundo material tu amo. Al igual que tus pensamientos, el mundo material es ilimitado. No tiene principio ni fin, es abundante al máximo y está totalmente a tu disposición si sabes cuál es tu verdadero propósito aquí.”

 

Hay  muchos más párrafos llenos de sabiduría en este libro, se lo recomiendo a todo aquel que esté en ese momento de su vida de “Despertar”,  crecimiento interior,  buscar respuestas a aquellas preguntas que ahora mismo no lo tienen y estén con el Alma y la Mente abierta a dejarse sorprender por la sencillez.

Gracias, gracias, gracias  por estar leyendo esto y darme la oportunidad de expresarme.

 

                                                                            Raquel Escudero Jiménez